Citgo en Aruba, la penúltima locura de la Pdvsa chavista

 

Es una historia más de la inmensa corrupción que ha prevalecido en PDVSA, una historia de narcos y lavadores de dinero

Especial de Gustavo Coronel para lapatilla.com

Breve historia del crimen

La refinería de Aruba, la cual estaba siendo operada en los últimos años por la empresa Valero Energy, de EEUU fue cerrada en Marzo de 2012 por razones económicas. En 2016, cuando ya tenía cuatro años sin operar, lo cual debe haber deteriorado plantas y equipo significativamente, la empresa venezolana CITGO celebró un contrato por 25 años con el gobierno de Aruba para reabrirla.

Este contrato fue firmado por la empresa CITGO con Aruba a pesar de que no existía el suficiente capital para cumplir con los compromisos contraídos en el contrato. La celebración de este contrato causó conmoción entre el cuerpo de técnicos de CITGO porque la factibilidad tanto única como económica de ese proyecto era muy dudosa. Nuestra fuente de información en el momento, 2016, nos decía: “Ayer se armó un escándalo en Citgo durante una reunión convocada por abogados de la empresa sobre las negociaciones que adelanta un grupo en Citgo con el Gobierno de Aruba para operar la refinería de Aruba.

Los estadounidenses en posiciones gerenciales y técnicas en la reunión se quejaron que las negociaciones están siendo manejadas de manera poco transparente por un grupo de cinco venezolanos exPdvsa y de Citgo sin coordinar el trabajo con los departamentos d Legal y de Finanzas y otras organizaciones claves. Las protestas se deben a que las personas adelantando la negociación carecen de experiencia en estos asuntos, a ese nivel. Hay alarma porque inicialmente se habló de una inversión de unos 450 millones de dólares y ahora se está hablando de mil millones de dólares. Quienes protestan alegan que se han firmado algunos documentos que son perjudiciales para Citgo y para el accionista Pdvsa. Se está poniendo en alto riesgo a Citgo por violar condiciones con las instituciones financieras con quienes se negoció un refinanciamiento de bonos para enviar dinero a Pdvsa. Por causa de estas presuntas violaciones estas instituciones pueden tomar acciones legales, lo cual dañaría a Citgo irremediablemente. Las negociaciones se llevan adelante por órdenes directas de Nelson Martínez, presidente, CEO y chairman de Citgo, con la ayuda de un abogado venezolano exPdvsa y Citgo, quien ahora trabaja para una empresa consultora en Panamá, propiedad de venezolanos”.

Y me agregaba: “Nelson Martínez tiene como meta firmar la negociación a más tardar a finales de este mes de mayo. Los profesionales de Citgo están alarmados por la falta de criterio profesional y de transparencia de estas negociaciones”.

El Gobierno de Aruba exigió condiciones que harían este negocio muy bueno tanto para Aruba como para quienes recibirían comisiones. Por ello, en aquel momento le exigí a la Asamblea Nacional y a los Colegios Profesionales venezolanos que se llevara a cabo una investigación de este proyecto, el cual pudiera ser muy lesivo a los intereses de la Nación, ya que involucraría un compromiso por 25 años para un país cuyo gobierno, inepto y corrupto, estaba de salida. Sin embargo, el contrato se celebró

¿Quiénes estuvieron presuntamente involucrados en la celebración del contrato?

Según la información existente los contactos iniciales para esta negociación fueron llevados a cabo durante 2104 por Roberto Rincón (contratista de Pdvsa, hoy preso en Houston, EEUU) y el General Hugo (Pollo) Carvajal (hoy buscado por la justicia estadounidense). Ello explica, según la información, que el gobierno de Aruba no haya permitido la captura de ese personaje por la DEA cuando fue a Aruba en avión de Rincón para negociar el contrato. Carvajal estuvo a punto de ser llevado a EEUU, debido a su identificación con el narcotráfico, pero el gobierno de Aruba lo dejó ir en vista de su relación con el posible contrato. La empresa contratista que fungió de intermediaria para esta operación fue presuntamente Yakima, basada en Panamá, propiedad de Samar López Bello, relacionado con Tareck El Aissami, actual gobernador del estado Aragua. Es necesario enfatizar que un contrato entre PDVSA y el gobierno de Aruba no tenía por qué que involucrar a terceros, algo totalmente irregular y sugerente de fraude.

El abogado quien actuó, parcial o totalmente, como vocero de Citgo/Pdvsa en esta negociación fue Arnaldo Arcay, exsecretario de la Junta Directiva de Citgo Petroleum durante la presidencia de Alejandro Granados. Este joven abogado no parecía tener la debida experiencia para este nivel de negociaciones. Yo lo había mencionado anteriormente en relación con los negocios de Granados mientras este fue presidente de Citgo. En 2016 Arcay era presidente de AJA Global Consultancy Services, de Katy, Texas. La dirección dada para esa empresa —6322 Hidden Valley Dr., Katy TX 77494— no existe en Google Maps y parecía tener un solo empleado: Arcay.

Según la información recibida otro de los soportes de la operación fue un gerente Venezolano, ahora jubilado de Citgo, llamado Brian O‘ Kelly, quien había trabajado para el muy cuestionado ex VP de Finanzas de PDVSA y directivo de Citgo, Eudomario Carruyo.

La presencia de Hugo Carvajal en el proyecto

En 2014 el general indiciado por su actividad como narcotraficante se montó en un avión de un contratista de PDVSA, Roberto Rincón, hoy preso por corrupto, y se fue a Aruba a hablar con el gobierno de la isla sobre la refinería abandonada. La refinería tenía cuatro años cerrada por no ser económica pero parecía ser un buen prospecto para un “negocio”. La detención temporal del militar por la DEA demoró la negociación pero el gobierno de Aruba no permitió que se llevaran a USA a quien les venía a hablar de una posible salida para su refinería desahuciada. Cerrada esa vía de Carvajal la gerencia de la arruinada PDVSA le encargó a Citgo continuar con las negociaciones. Para ello nombraron como representante al joven abogado venezolano arriba mencionado.

El proyecto era una locura, técnica y financieramente

No solo la inversión proyectada en la refinería estaba más allá de la capacidad financiera de CITGO o de PDVSA sino que requeriría la construcción de un gasoducto desde el estado Falcón, en Venezuela, hasta Aruba, para alimentar los hornos de la refinería. Y las preguntas obligatorias eran: ¿de dónde va salir el gas excedente para este proyecto si en Venezuela existía y existe un gravísimo déficit de gas natural? ¿De dónde saldrían los mil millones de dólares requeridos para financiar el proyecto?

El contrato era leonino a favor de Aruba

Además de estas locuras técnicas y financieras los términos del contrato eran leoninos, sesgados a favor de Aruba. Entre las disposiciones del convenio aceptadas por Citgo/Pdvsa parecía existir una que limitaba la semana de trabajo para la recuperación de la refinería a cuatro días, de lunes a jueves, con tres días de asueto: viernes, sábado y domingo. Esta fue una imposición sindical que resultaba en encarecimiento de la actividad. Otra disposición estipulaba que todos los empleados que tenía Valero Energy en la refinería pasarán a la nómina de Citgo/Pdvsa.
Esta inmensa inversión de Citgo iba a requerir un nuevo endeudamiento, ya que Pdvsa ya estaba prácticamente en quiebra.

Sin embargo Nelson Martínez escribió una carta a los empleados de Citgo aupando el proyecto

Carta de Nelson Marttínez a los empleados de Citgo

En una carta enviada por Nelson Martínez a los empleados de CITGO se hablaba con entusiasmo del proyecto de remodelar la refinería de Aruba para convertirla en una planta mejoradora de crudo pesado de la Faja del Orinoco. El proyecto requeriría una inversión de unos $650 millones (luego mil millones), a ser terminado en unos dos años y la operación duraría unos 15 años, prorrogables por 10 años más. Es particularmente preocupante leer que se construiría un gasoducto de Venezuela a Aruba para llevar gas venezolano a la refinería, lo que la carta llamó “gas excedente”. Esto era preocupante porque en Venezuela no existía ni existe gas excedente, sino un gran déficit de gas, el cual mantiene muchas industrias venezolanas trabajando a media máquina y a gran parte de la población haciendo interminables colas para comprarse su bombonita.

Por otra parte, la deuda de Citgo ya se había duplicado desde el año 2014 al 2015, llegando ya a más de $4000 millones. Ahora le pensaban añadir más deuda a la empresa con este proyecto. NOTA: Luego sería mucho peor, cuando el 50% de la empresa se hipotecó a Rosneft.

La carta dice que el proyecto había sido elaborado por expertos pero hemos visto que en el seno de la empresa Citgo había mucha oposición, debido a la utilización de la empresa para crear un “mejorador” barato para los crudos de la faja con un proyecto carente de transparencia. Al mismo tiempo, se obligaba a CITGO a ser parte de lo que parece ser una violación de las disposiciones legales venezolanas que obligan al Ejecutivo a obtener la autorización de la Asamblea Nacional para celebrar contratos de interés nacional con países extranjeros. Ver también: http://lasarmasdecoronel.blogspot.com/2016/06/llevan-citgo-al-matadero-en-aruba.html y http://lasarmasdecoronel.blogspot.com/2016/05/la-refineria-de-aruba-hiede-y-no-es.html

El ignorante y corrupto Manuel Quevedo también metió su cuchara

Ver: http://www.noticierodigital.com/forum/viewtopic.php?t=107074

Todavía a mediados de 2018 el General Manuel Quevedo, presidente de PDVSA se permitía decir que: “la planta petrolera [de Aruba] será convertida en mejorador para aumentar la producción diaria del crudo pesado.

Hemos revisado uno de los proyectos más importantes que tiene Pdvsa aquí en Aruba, es la refinería de Aruba que la estaremos convirtiendo en un mejorar para procesar más de 200 mil barriles al día del petróleo extra pesado de nuestra Faja petrolífera del Orinoco,
Quevedo precisó que sostuvo una reunión con los trabajadores de la refinería y evaluó la implementación del proyecto de Gas Natural, a través de la interconexión de Venezuela con Aruba”. Y agregaba el muy descarado: “El objetivo es reactivar la Refinería de Aruba y fortalecer los planes de inversión y crecimiento, a objeto de continuar los planes de expansión a través de Petro Caribe, parte del “plan de Recuperación Económica Nacional impulsado por el presidente Nicolás Maduro”.

Mientras este payaso corrupto decía esto un juez de la Corte del Distrito de Wilmington (Delaware) en EEUU, ordenaba subastar acciones de Citgo, por una deuda que alcanzaba los 6 mil millones de dólares. A esta acción se sumaba la situación con la empresa de petróleo rusa Rosneft, quien había echado mano de la mitad de las acciones de CITG) como garantía de como garantía de un préstamo.
CITGO estaba ya a punto de perderse y el payaso Quevedo pontificaba sobre fantasiosos proyectos que nunca verían la luz. Eso es criminal.

El Final de la comedia y el intento de coartada chavista

Hoy, según nos dice la agencia AP, “Aruba alcanzó un acuerdo con Citgo Petroleum Corp, filial estadounidense de la petrolera estatal venezolana PDVSA, para poner fin a su contrato para renovar y operar la refinería de la isla, dijo en un comunicado la primera ministra de la nación caribeña. Aruba planea buscar candidatos externos para hacerse cargo de la refinería de 209.000 barriles por día…
Tomó mucho tiempo, mucho esfuerzo y mucha energía, pero finalmente Citgo admitió que no tenía capacidad para cumplir con los acuerdos”, dijo Wever-Croes.

Sin embargo, el pez arponeado sigue brincando y buscando una coartada. “Fueron las sanciones estadounidenses las que nos bloquearon el acceso al crédito internacional” dicen los desvergonzados protagonistas chavistas de esta tragicomedia bi-nacional. Lo cierto es que el cierre de los mercados financieros para esta negociación impide la realización del inmenso fraude de mil millones de dólares urdido por las figuras tenebrosas de Venezuela y de Aruba.

Esto no debe quedar así

Es necesario establecer responsabilidades y llevar a juicio a los involucrados en este inmenso fraude, tanto en Venezuela como en Aruba, que ha costado millones de dólares a Venezuela. Se requiere urgentemente establecer un grupo de trabajo que llegue al fondo de esta negociación y que establezca las responsabilidades de cada quien, los muertos y los vivos. No es tolerable que el país asista, cruzado de brazos a su progresiva destrucción material y espiritual.

The post Citgo en Aruba, la penúltima locura de la Pdvsa chavista appeared first on LaPatilla.com.