MITOLOGÍA DEL PULQUE

La diosa Mayáhuel es destruida y devorada por las tzitzimime, mujeres monstruosas que bajan del cielo nocturno a comerse a los hombres en el último día del mundo. Quetzalcóatl recoge sus restos y los siembra en la tierra, de donde nace la planta del maguey.

Patécatl descubrió la raíz que fermenta el aguamiel y la diosa Mayáhuel misma fue quien diseñó el proceso para agujerear los magueyes. A estas dos divinidades los acompañaban los cuatrocientos (cuantiosos, innumerables) conejos, dioses del pulque vinculados con este mito.

Ome Tochtli, nombre genérico de los dioses del pulque, era la esencia de la embriaguez, pues se decía que si alguien se emborrachaba se debía a la presencia y conductas propias de estas deidades dentro de su cuerpo.

ELABORACIÓN DEL PULQUE

Al igual que su mitología, el proceso de obtención del pulque resulta bastante complicado: se extrae del corazón de magueyes que han madurado alrededor de 12 años después de haber sido sembrados. El centro de la planta se raspa hasta formar una cavidad en la que a diario, durante aproximadamente cuatro meses, se acumula y extrae el jugo.