Estos son los oscuros negocios que el señor de la guerra de Libia hizo con Maduro

Estados Unidos y aliados investigan los esfuerzos del líder de la milicia libia para establecer acuerdos petroleros con el régimen de Caracas y los Emiratos Árabes Estados Unidos y otras potencias están investigando los supuestos esfuerzos del líder de la milicia libia Khalifa Haftar para recaudar fondos a través de acuerdos petroleros, con corredores emiratíes y representantes de Maduro, en Venezuela. Las Naciones Unidas y el gobierno oficial de Libia están investigando a un fletador de barcos con sede en Dubai por posiblemente ayudar a Haftar a comercializar combustible en el Mediterráneo, dijeron los funcionarios. Estados Unidos también ha comenzado a analizar un viaje que Haftar pudo haber hecho a Caracas en lo que algunos funcionarios dicen que fue un esfuerzo para negociar acuerdos de petróleo y combustible. Venezuela está sujeta a amplias sanciones de Estados Unidos y está luchando por vender su petróleo crudo e importar la gasolina que necesita para abastecer al país, en medio de una crisis aguda de suministro de combustible, pocas veces vista en una nación petrolera. Las investigaciones son parte de una amplia campaña internacional destinada a detener las ventas de petróleo de Haftar, que espera convertir en una fuente clave de financiamiento para su asalto insurgente de 14 meses en Trípoli. Su grupo rebelde controla gran parte del este de Libia, incluidas las terminales clave de exportación de petróleo, después de lanzar una campaña para apoderarse del país hace seis años. Ha sufrido una serie de derrotas militares en las últimas semanas después de que Turquía profundizó su apoyo al gobierno libio, enviando combatientes, armas y equipos de defensa aérea. Las pérdidas han llevado a Haftar, un ex aliado de Estados Unidos ahora respaldado por Rusia, a intensificar los esfuerzos para vender petróleo libio como un medio para financiar sus plan de establecer una presencia duradera en Siria, dijo Fathi Bashagha, el ministro del interior del gobierno libio reconocido internacionalmente en Trípoli. El general “quiere vender petróleo. Necesita el dinero para pagar a Wagner [mercenarios rusos] ”, dijo Bashagha. La relación de Haftar con Estados Unidos ha ido empeorando. La administración Trump lo consideraba central para cualquier acuerdo de paz en el futuro, pero esa visión se ha deteriorado a la luz de las nuevas relaciones del líder con Moscú y Caracas. Estados Unidos está investigando si Haftar también hizo propuestas al régimen de Maduro en Venezuela este año, posiblemente buscando desempeñar un papel en un acuerdo de combustible por petróleo entre el país sudamericano e Irán, según un alto diplomático occidental refirió al Wall Street Journal. El general alzado presuntamente visitó con propuestas a Nicolás Maduro después de que la comunidad internacional decidiera reconocer solamente el derecho de la estatal National Oil Corp., o NOC, de vender petróleo libio, bloqueando los intentos de Haftar de vender crudo. En retaliación Haftar en enero bloqueó puertos y tuberías. En EE.UU. están preocupados de que los esfuerzos de Haftar pudieran permitir la evasión de sanciones por parte de dos de los principales enemigos de Washington. “Nuestra inteligencia lo está investigando”, dijo un funcionario estadounidense. El avión privado del general estuvo en Caracas el 24 de abril, según el rastreador Flight Radar24. La propuesta que llevó Haftar al régimen de Maduro fue ofrecerse para actuar como un corredor que se encargaría de los pagos por el petróleo sancionado de la nación latinoamericana, según funcionarios de seguridad occidentales y libios. Antecedentes en Dubai Ya Haftar ha hecho este tipo de negocios con otras naciones. En noviembre, la Autoridad de Inversión Militar, una corporación creada por Haftar, firmó acuerdos de distribución de combustible por 10 años con Emo Investment Trading and Marketing of Oil and Derivatives LLC, una empresa de fletes marítimos en Dubai, Emiratos Árabes Unidos, de acuerdo con copias de los contratos. visto por The Wall Street Journal. Según el acuerdo, Emo debía organizar la carga de diesel libio y petróleo pesado en los buques en los puertos del este de Libia en nombre de la Autoridad de Inversión Militar. El buque llegó a fines de mayo, pero se mantuvo alejado de la costa este de Libia después de que la ONU, la misión naval de la Unión Europea, la Operación IRINI, el NOC de Trípoli y los EE. UU. Amenazaran al capitán del buque y a su fletador con sanciones si cargaban combustible libio, dijeron esos funcionarios. El capitán del Jal Laxmi, Abul Bashar Muhammad Fakhrul Islam, dijo que su embarcación había sido alquilada por Emo Investment y que debía cargar en Tobruk. El capitán confirmó que la nave había sido advertida por la fuerza naval europea y el CON para que no atracaran en Tobruk y estaba esperando órdenes en alta mar. El capitán Santhakumar Pai, gerente del propietario de la embarcación, CPC Corp. en Dubai, dijo que la embarcación había sido alquilada a un tercero, que no quiso nombrar. Una próxima alianza entre el ejército rebelde de Haftar y Maduro para hacer negocios e intercambios petroleros en las próximas semanas, está siendo observado detenidamente por Estados Unidos. El régimen de Maduro usa su crisis económica y política para desafiar a la administración Trump, haciendo alianzas comerciales con Irán, en un intento de ambas naciones de eludir la sanciones de Washington. Recientemente Estados Unidos ha sancionado a una gran cantidad de buques y transportistas petroleras, por relacionarse comercialmente con el narco gobierno establecido militarmente en n Caracas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

TE PUEDE INTERESAR: