Falleció tras inyectarse silicona en los testículos para complacer el fetiche de su pareja

Un extraño caso fue reportado en Seattle, Estados Unidos, con la muerte de un hombre identificado como Jack Chapman, de 28 años, quien se inyectaba silicona en su escroto para satisfacer el fetiche de su pareja. 

El fallecido era de origen australiano y conocido como Tank, además pertenecía a una comunidad gay que practicaba actividades enfocadas en la dominación, sumisión, sadismo y masoquismo, según la información que publicó este lunes el diario británico The Sun en su versión web.

Chapman fue introducido al fetiche de la manipulación extrema del cuerpo por Dylan Hafertepen, un bloguero del grupo al que pertenecía y quien dominaba a todos los integrantes del mismo.

Linda Chapman, madre de Tank, descubrió un contrato que establecía los términos de la relación de su hijo con el bloguero, donde se estableció que Dylan era “el maestro” y Jack uno de varios “cachorros” que fueron obligados a obedecerlo.

Especialistas han alertado que las inyecciones de silicona en los genitales pueden causar inflamación anormal, distorsión del pene y pueden conducir a la acumulación de líquido y sangrado en los pulmones, este último problema estaría relacionado con la muerte del hombre, pues el acta de defunción aseguró que se “debido a una enfermedad pulmonar previamente no diagnosticada”.



También puede leer: 

The post Falleció tras inyectarse silicona en los testículos para complacer el fetiche de su pareja appeared first on Caraota Digital.

TE PUEDE INTERESAR: