Loading...

Nueva resolución complica emigración de niños y causa despelote en familias separadas

El coordinador de Cecodap especifica que la más reciente resolución lo que hizo fue formalizar que con poderes administrativos no pueden delegarse «autoridades propias de la patria potestad».

A finales de julio pasado, en los albores de las vacaciones escolares, el Servicio Autónomo de Registros y Notarías (Saren) emitió la resolución DG 00781 CJ-0230-CN00789 que prohíbe autenticar permisos de viaje para niños y adolescentes por medio de un poder general o un poder especial.

La migración venezolana ya supera las 4 millones de personas, según registros de Acnur, y ha producido un fenómeno: el de los niños «dejados atrás». Se trata de padres que dejan a los menores de edad a cargo de el otro progenitor, o en manos de abuelos u otros familiares. Hasta ahora, lo administrativo era resuelto dejando un poder notariado que le diera potestad a ese adulto de tomar decisiones con respecto al pequeño.

Ahora esos documentos no tienen validez. Ya no se puede viajar, por ejemplo, usando esos «poderes» para reencontrar familias. Tampoco hacer inscripciones escolares y otras diligencias del mismo tenor.

Carlos Trapani, coordinador de Cecodap, explica que el 1 de febrero ya hubo una resolución del Saren que decía que las notarías se tenían que abstener de autenticar documentos de viaje para niños a través de un poder. “Es decir, un papá o una mamá que deja un poder autorizando al otro, desde esta resolución está prohibido”, recuerda.

El abogado aclara que la más reciente decisión del Saren lo que hizo fue incorporar un artículo según el cual con los poderes “tampoco puede delegarse autoridades propias de la patria potestad. Mamá y papá no pueden transferir sus responsabilidades con un poder a otras personas porque eso corresponde a procedimientos especiales de tribunales de protección de menores”, detalla.

Yohana Pérez* migró hace un año a Perú y dejó a su único hijo a cargo de unos tíos políticos sin ningún tipo de permiso. El padre del niño también quedó en Venezuela, pero lo veía solo los fines de semana. A principios de agosto, la madre regresó al país para llevarse a su pequeño de ocho años hasta Lima.

Ninguno de los padres conocía de la nueva resolución, pero igual el papá se negó a firmar un permiso de viaje pues no quería que el niño se fuera a vivir fuera del país. Esto no fue impedimento para que la madre, angustiada y enfadada, saliera el miércoles 7 de agosto por La Bandera con destino a San Cristóbal.

«Si en la frontera me piden el permiso para llevarme al niño, lo paso por trochas así tenga que pagar lo que tenga que pagar; pero a mi hijo me lo llevo”, afirmó Pérez.

El jueves llegaron a San Antonio del Táchira y la Guardia Nacional los detuvo para indagar qué llevaban en la maleta. Sacaron todo, revisaron, pero en ningún momento preguntaron por algún documento del niño, de quien únicamente llevaban la partida de nacimiento. “Ni siquiera me preguntaron si era mi hijo”, contó Pérez, quien pudo cruzar a Colombia sin ningún problema.

La historia de Yohana Pérez y su hijo representa lo que Carlos Trapani denomina “migración más insegura”, donde quienes consideran el trámite engorroso deciden irse igualmente sin hacer los trámites, poniendo al niño en riesgo.

Para casos como el de Yohana Pérez y su hijo, Cecodap recomienda aplicar el ejercicio unilateral de la parentalidad. Es decir, uno de los padres acude a un tribunal de protección, declara que se va a mudar de país y el otro le transfiere unilateralmente la paternidad, lo que permite realizar sin dificultades los trámites de viaje. Esta medida es revisable.

Continúa leyendo el artículo de Tal Cual aquí.

La entrada Nueva resolución complica emigración de niños y causa despelote en familias separadas se publicó primero en Curadas.

Loading...
Loading...
error: Content is protected !!