Presidenta Asamblea de la ONU pidió “pedagogía” sobre beneficios de emigración

El mundo necesita de mucha pedagogía para que las sociedades pierdan el miedo a la emigración y comprendan que la diversidad “no hay que sufrirla, sino disfrutarla”, dijo en una entrevista con Efe la presidenta de la Asamblea General de la ONU, la ecuatoriana María Fernanda Espinosa.

Presente en Marrakech para la cumbre en que ayer se adoptó el Pacto Global para una migración regular, segura y ordenada, Espinosa comienza reconociendo que sobre este documento -boicoteado por una decena de países, con Estados Unidos a la cabeza- ha habido “mucha desinformación”, además de “campañas malintencionadas”.

Lee también: México humanizará trato para los más de 500 mil centroamericanos en tránsito

La pedagogía debe hacerse primero sobre “lo que es y no es el pacto”, un trabajo que deben hacer los medios de comunicación, los estados, los partidos y la sociedad civil en general para recordar que no es jurídicamente vinculante y se parece más a un “gran menú de opciones”.   Pero en general -insiste Espinosa- la pedagogía debe ir más lejos y demostrar antes que nada que la emigración “es parte de la historia de la Humanidad” porque “no hay país que no sea de origen, tránsito o destino” de la emigración.

“Los niños en las escuelas deberían aprender lo que es vivir con tolerancia y respeto a la diferencia, entender que la diversidad no hay que sufrirla, sino disfrutarla (porque) las sociedades más diversas son más ricas. No se trata de imponer una visión del mundo, sino que es así”, señala la presidenta de la asamblea, en el cargo desde el pasado junio.

“No hay que naturalizar los discursos de odio y xenofobia -continúa-. Me espanta ver el resurgimiento de los nacionalismos extremos, y contra ellos no hay mejor antídoto que la acción colectiva y el multilateralismo”.

Lee también: Reuters: Venezolanos con VIH recurren a un brebaje de hojas ante escasez de antirretrovirales

Espinosa lamenta que esos brotes de xenofobia se produzcan “dolorosamente” en varios lugares del mundo, y no solo en Europa, y contra ellos “la educación tiene un rol fundamental”. Con respecto a las reticencias que el pacto ha despertado y que ha llevado a varios países a abandonarlo, Espinosa se mostró optimista: “Hay países que no están listos; pues bien, que se tomen el tiempo necesario, hay que respetar sus ritmos internos (…) Poco a poco los países que no están listos se irán sumando al esfuerzo colectivo”.

Su optimismo lo hizo extensivo incluso a Estados Unidos, el país que desde un primer momento se opuso al pacto porque merma supuestamente su soberanía: “En el momento en que la situación lo amerite y Estados Unidos piense que (el pacto) es una herramienta útil, pues será muy bienvenido”.

La diplomática ecuatoriana cree que cada vez más países van a ver la utilidad del pacto porque “el tema de la emigración es por esencia transfronterizo y ningún país puede abordarlo solo: se necesitan espacios de cooperación. No importa si un país es grande o pequeño, se necesita conversar entre países de origen y tránsito”, reflexiona.

Alberto News

TE PUEDE INTERESAR: