Primer Informe: La historia de los buques iraníes que jamás llegarán a Venezuela

Sin disparar una sola bala, Estados Unidos ha logrado desviar otros buques petroleros con cargas iraníes para Venezuela, amenazándolos con sanciones

Primer Informe

Washington interrumpió las entregas planificadas de combustible iraní a Venezuela al amenazar con sanciones contra las empresas de transporte, dijeron funcionarios estadounidenses esta semana.

La estrategia frustra temporalmente una floreciente alianza económica entre los dos mayores rivales de Estados Unidos.

Dos buques de bandera y propiedad griega cargados con productos petroleros iraníes que iban destino a Venezuela, tuvieron que detener sus trayectos después de que fueron informados que podrían ser sancionados.

Los petroleros Bering y Bella llegarían a Venezuela después de los tres petroleros iraníes que ya han llegado hasta esta semana, con combustible comprado por el régimen de Maduro, tras la severa crisis en la que la gestión chavista metió a Petróleos de Venezuela.

Los dos petroleros griegos no habrían podido obtener seguro y acceso a la banca internacional si hubieran continuado en su misión, según indicaron funcionarios estadounidenses al Wall Street Journal.

Con esta disuasión se espera que otros países y compañías desistan de colaborar o pensar si quiera en hacer negocios con los regímenes iraní y venezolano.

«Hemos estado en contacto con los dueños de las empresas de transporte para decirles que están corriendo un gran riesgo de ser sancionados», dijo un alto funcionario de la administración, quien agregó que ser sancionado por Estados Unidos significaría a una empresa prácticamente su quiebra.

«Actualmente, los barcos no se dirigen a Venezuela», dijo la fuente y agregó que se encuentran cerca de Cabo Verde, frente a Senegal y que han tomado la ruta hacia el sur.

Liberia, en cuyos puertos está registrados los dos buques, les retiró la acreditación después de que el Departamento de Estado y si equipo especial sobre Irán, se comunicó con el gobierno.

El Departamento de Estado también advirtió a los propietarios de los petroleros, dos grandes empresas registradas en el Pirineo griego, que se enfrentarían a sanciones y a acciones legales de los Estados Unidos si los petroleros no regresaban. Ambos buques abandonaron la flotilla de inmediato.

Según los portales web de rastreo de buques, FleetMon y MarineTraffic, los dos buques cargaron en un área del Golfo Pérsico conocida por ser usada para los trasbordos de petróleo iraní durante el mes pasado.

Lee el artículo completo aquí

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

TE PUEDE INTERESAR: