Producción de petróleo venezolano está en el nivel más bajo de los últimos meses

A 670 mil barriles por día cayó la producción de crudo venezolano la semana pasada, esto representa la cifra más baja en los últimos cinco meses, lo que podría ser consecuencia de las sanciones aplicadas por Estados Unidos, según lo expresado en un informe interno de la estatal, Petróleos de Venezuela (PDVSA), sumado al descenso en la demanda mundial.

El régimen de Nicolás Maduro ha utilizado como excusa las sanciones de Estados Unidos para justificar todos los males que ha generado su mala administración, y la corrupción en todos los sectores productivos del país, lo que ha provocado un evidente deterioro y la paralización de grandes empresas privadas y estadales.

Por otra parte, la faja petrolífera del Orinoco produjo 364 mil 930 barriles por día (bpd) hasta el viernes 27 de marzo, aunque también se sacaron 420 mil 340 barriles de crudo extra pesado y lodoso.

Algunas apreciaciones privadas indicaron que anteriormente, esa zona al sur de Venezuela, produjeron 500 mil bpd en enero, mientras que en la región occidental del Zulia fue de 150 mil barriles ese mismo viernes.

Adicionalmente, los primeros días del mes de marzo ocurrió una explosión en una estación de bombeo al noreste de Venezuela, lo que dejó sin conexión unos 40 mil bpd, generando la actual producción de 100 mil barriles, lo que marcó el final de una relativa estabilidad en la producción que se había obtenido desde noviembre del 2019.

En esos últimos cinco meses se había logrado una producción de entre los 865 mil a 912 mil bpd, según datos publicados por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), por lo que es alarmante la reciente caída.

Por otra parte, continúa aumentando el inventario del petróleo no vendido gracias a las sanciones aplicadas por Estados Unidos, que impiden las relaciones comerciales con el régimen de Nicolás Maduro, derivando en la disminución de la cartera de clientes.

Vale destacar, que esta importante caída de la producción ocurre tras el anuncio de Rosneft sobre su retiro de los proyectos en Venezuela y la venta de sus activos en el país caribeño, como consecuencia de la sanción a dos de sus unidades que continuaban trabajando en calidad de intermediarias para las operaciones de PDVSA.

Por su parte, Nicolás Maduro recientemente confirmó que Venezuela está vendiendo su petróleo por debajo de los costos de producción, por lo que solicitó una alianza entre las naciones de la OPEP y los países que no pertenecen para buscar una estabilidad en el mercado mediante un nuevo acuerdo que le permita recuperar la producción de PDVSA.  

Todo parece indicar que el régimen cada vez está más aislado y de manos atadas para seguir sobreviviendo a las sanciones, cerrándole cada vez más las puertas y propiciando el final de esta era opresiva y corrupta que desestabilizó la economía y la sociedad de Venezuela.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

TE PUEDE INTERESAR: