Tormenta solar: La ciencia debate sobre lo peligroso de su frecuencia

La tormenta ocurre cuando el viento solar, generado por erupciones y eyecciones de masa coronal, interfieren en el campo magnético de la Tierra.

En un primer momento, la tormenta solar produce una erupción, durante la cual se libera una gran cantidad de radiación electromagnética en todo el espectro.

La misma emite desde rayos gamma hasta ondas de radio. En este punto, la radicación choca con la Tierra en unos 8 minutos aproximadamente.

Tras esto, ocurre una eyección de masa coronal, que es una onda hecha de radiación y viento solar que se desprende del Sol. Si llega a la Tierra, puede dañar los circuitos eléctricos, los transformadores y los sistemas de comunicación, además de reducir el campo magnético de la Tierra por un tiempo.

En los albores de la revolución tecnológica de las comunicaciones, a mediados del siglo XIX, una catástrofe inesperada sacudió al mundo moderno.

A principios de septiembre de 1859 unas impresionantes auroras boreales se pudieron ver incluso desde la Gran Vía de Madrid, tal y como relatan las crónicas de la época.

Y justo después una energía invisible provocó cortes y cortocircuitos por la recién estrenada red telegráfica, a uno y otro lado del continente.

La culpa:

Una eyección de masa coronal procedente del Sol que azotó nuestra magnetosfera. Fue bautizado como el Evento Carrington y se trata de la tormenta solar más extrema de la que el hombre tiene constancia.

Pero, ¿y si este tipo de eventos son más comunes de lo que pensamos y lo único que nos ha librado de ellos es la pura suerte? Esta es la teoría que plantean investigadores de la Universidad de Osaka, quienes han realizado el estudio más completo hasta la fecha de la tormenta de 1859 y, además, han comparado los datos con otros eventos similares de menos relevancia.

«Se consideró que el evento de Carrington era el peor de los casos para los eventos del clima espacial contra la civilización moderna. Pero si llega varias veces en un siglo, tenemos que reconsiderar cómo nos debemos preparar y mitigar el problema del clima espacial», afirma el astrofísico Hisashi Hayakawa, uno de los autores de la publicación que ha sido difundida a través del sitio « Space Weather».

 

 

Continúe leyendo este interesante estudio en   ABC Ciencia

La entrada Tormenta solar: La ciencia debate sobre lo peligroso de su frecuencia se publicó primero en Curadas.